¿Cómo presentar a estos «pájaros»?

«el Tormentas» – Toni Recio

El agente Toni Recio alias “el Tormentas” ha formado parte de SHIELD desde que lo recluté en las calles de Barcelona. Era uno de esos “raperos” (sí, sí…raperos sin la “T”, los de verdad) que marcaban el barrio con sus TAGS. 

Debería tener unos 16 años cuando lo pillé por los collares (abundantes, como buen rapero) que colgaban de su cuello y mirándole fijamente a los ojos con mi único ojo (maldito gato) le dije que quedaba automáticamente alistado en SHIELD.

El muchacho se especializó en computadoras.

A lo largo de sus años de estudio, entre ordenadores, discos duros, interfaces y otras mierdas por el estilo, sacó tiempo para el baloncesto. Fue uno de los mejores “4” que se recuerdan en la academia. Su juego posicional destrozaba las defesas de IMA o HYDRA cuando jugábamos los torneos navideños. Era (venga va, pondremos “es” para que no se derrumbe) un gran jugador, pero no tenía ni puta idea de baloncesto…no le gustaba Magic Johnson… 

Acabada su etapa en la academia, se juntó con varios agentes de dudosa reputación con los que se forjó una reputación, a base de bytes, en este mundo de pijamas y calzoncillos cantones.

Su vida como agente infiltrado ha estado llena de aventuras, tiroteos y churumbeles; Sí, sí…como lo estáis leyendo. El agente Tormentas tiene dos retoños que lo ponen a prueba a todas horas, pero gracias al entrenamiento de SHIELD sigue adelante.

Después del chasquido fue uno de los agentes elegidos personalmente para que arreglaran el maldito desagisado que ese cabrón liloso había provocado. Ahora se enfrenta a una de sus mayores aventuras, formar parte de “Los violadores del multiverso”.

«el Lluvias» – Francesc Fortea

¿Quién coño se pone «el Lluvias»? Pues este personaje que os presento, Francesc Fortea alias “el Lluvias”. Sus inicios en el mundo del hampa se limitaron a pintar con un rotulador edding su TAG en el ascensor de un amigo….para posteriormente limpiarlo con alcohol y la cara roja de la vergüenza (seguro al Tormentas algo le suena). 

Tal fechoría llego a mis oídos (sí, sigo teniendo 2) y fui a reclutarlo para nuestras filas. SHIELD necesitaba agentes a los que usar como carne de cañón y este tipo… este muchacho tenía todos los números. Le pillé diseñando su primer graffitti y por poco pierdo el ojo que me queda…por Dios que espanto. Volatilicé tal esperpento y lo pillé de los pantalones (caídos por supuesto, como buen “rapero” sin “T”) arrastrándolo hasta el cuartel de SHIELD más cercano.

El Lluvias empezó a interesarse por la biología así que lo metimos en el departamento de ALIENS. Sus disecciones a los habitantes del planeta 295 todavía se recuerdan en la academia, de hecho todavía quedan rastros de sus vomitos en las paredes de algunos laboratorios.

Entre vomitona y vomitona el chaval aprendió a meter el balón en la cesta. De hecho “el Tormentas” y “el Lluvias” eran la dupla atacante del equipo de SHIELD en los torneos de baloncesto.

Sin descendencia ninguna (esperemos que la Tierra no tenga que enfrentarse a eso), fue uno de los agentes elegidos personalmente por mi para que arreglaran el maldito enTUERTO que ese maldito gigante del guante cantoso había provocado. Ahora se enfrenta a una de sus mayores retos, formar parte de “Los violadores del multiverso”.